IMG_7307

Historia Local

Según la tradición oral, los primeros habitantes de la isla Rapa nui (Isla de Pascua o Eastern Island) llegaron huyendo del hundimiento de un mítico continente o isla llamado Hiva, siendo Hotu Matu’a su primer Ariki Henua  o rey, aproximadamente hacia el siglo VI, aunque existen teorías que fechan su llegada algunos siglos después.

Respecto de la procedencia de los habitantes originales, una de las teorías más difundida y aceptada (apoyada por la arqueología, proviene de la tradición oral y la genética), indica que el poblamiento de la isla provendría de los viajes de habitantes de la isla Hiva (posiblemente una de las islas de las actuales islas Marquesas), en la Polinesia Francesa, que distan 3.641 km de Rapa Nui. La leyenda narra que un nativo (Hau-Maka) soñó con un lugar lejano en busca de un hogar para el Ariki Hotu Matu’a. Ese lugar se llamaba “Te Pito O Te Kainga A Hau Maka” (o sea, “El pequeño pedazo de pista de Hau Maka”). Estudios señalan que la llegada de los polinesios ocurrió entre los siglos IV o V d. C.

A finales del siglo XV vivían en la isla 6.000 a 10.000 personas (algunos estiman que hasta 15.000 o 30.000) lo que ejercía una gran presión demográfica sobre la isla.  Se estima que la población de la Isla de Pascua sufrió una crisis social, que se ha atribuido a la sobre población y devastación del ecosistema en los siglos XVI a XVIII. La tala de los bosques y la sobre explotación agrícola disminuyó la producción de cultivos, les impidió construir balsas para la pesca en alta mar y el conseguir leña para el fuego. A esto se le sumó el agotamiento de recursos marítimos costeros y de los huevos de las aves marinas que anidaban en la isla.

La falta de alimentos llevó al colapso de su compleja sociedad, empezó a simplificarse y dividirse en clanes que competían por los recursos restantes.  Según la tradición ocurrió una guerra civil y los Hanau Momoko (Orejas Cortas), el pueblo común, se levantaron contra la clase dominante, los Hanau Eepe (Orejas largas), con la consiguiente destrucción de los altares ceremoniales y el abandono de las canteras en que se tallaban los moais. Los nativos comenzaron a vivir en cuevas para defenderse de los ataques. Surgió un nuevo rito ceremonial, el Tangata manu (Hombre-pájaro), quien primero recogía el primer huevo de manu tara (el gaviotín pascuense) era líder por un año el cual se llevó a cabo hasta 1866. La escasez de alimentos y aislamientos los haría también más vulnerables a las enfermedades traídas por los europeos en los siglos XVIII y XIX.

Otra teoría menos aceptada y muy discutida, pertenece al arqueólogo noruego Thor Heyerdahl, quien sostiene que la población de la isla de Pascua procede de culturas preincaicas de América del Sur.

La sociedad Rapa Nui era gobernada por el Ariki, que según sus tradiciones, tenía ascendencia directa de los dioses.  La sociedad estaba dividida en diez clanes (mata) y cada uno recibió un territorio (kainga) con una faja costera; la sociedad tenía una marcada gradación de clases (guerreros, sacerdotes, escultores, artesanos, pescadores, campesinos, constructores). La mayor parte de la población vivía hacia el interior, junto a las áreas de cultivo. En el litoral establecían centros religiosos, políticos y ceremoniales (Anakena, Akahanga) y rendían culto a los ancestros casi deificados representados por los moáis. También fueron levantados 300 ahu, altares ceremoniales de mampostería. Los kohau rongo rongo (tablillas parlantes) eran escrituras jeroglíficas que aún no han sido descifradas.

Con el tiempo la población creció y los bosques fueron talados para la agricultura, el fuego, balsas y la construcción de moáis. Entre los años 1200 y 1500, la cultura Rapa Nui alcanzó su máximo desarrollo.